Si has pensado en elegir a un diseñador gráfico te habrás dado cuenta de la importancia que tiene la imagen sobre cualquier punto en el que fijemos nuestra vista. Mires donde mires, todo es imagen y comunicación. Y en este microcosmo de signos, imágenes y colores es fundamental conocer nuestro entorno y los comportamientos de los individuos para comunicar correctamente y obtener el beneficio que deseamos.

Si has llegado hasta aquí es porque llevas tiempo dándole vueltas en tu cabeza a una idea de negocio, o simplemente quieres darle una imagen profesional a tu empresa. Y como ya habrás comprobado, estás abrumado por la ingente oferta que hay de diseñadores gráficos (sin contar a los “sobrinos que están estudiando diseño gráfico” y al “hijo diseñador de una amiga“). Por eso he decidido empezar a crear una guía para que elijas bien en función de tus necesidades. Pero sobre todo para que sepas cómo elegir a un diseñador gráfico profesional que no te venda la moto.

A continuación te detallo algunos puntos clave a tener en cuenta a la hora de elegir a un diseñador gráfico.

1. Analiza qué necesitas exactamente antes de elegir a un diseñador gráfico.

Consejso para elegir a un diseñador gráfico
Lo primero de todo es decidir qué elementos necesitas para tu idea de negocio. ¿Necesitas un logotipo? ¿Aún no tienes definido el nombre de tu empresa o marca? ¿Quieres crear una identidad corporativa? ¿Quizás una web? ¿Tu web es muy visual pero no consigues que los visitantes estén interesados en tu producto? ¿La web tendrá tienda online? ¿Quieres posicionar tu negocio en los resultados de búsqueda gracias a que generas contenido de calidad mediante un blog? ¿Tienes logotipo, web, blog pero te gustaría tener una app para dar un mejor servicio a tus clientes? Si tu opción es esta última te recomiendo que leas el siguiente artículo sobre Cuánto cuesta crear una app que publicamos en Bandoki Studio, empresa para el diseño y desarrollo de juegos y apps.

Como verás, las posibilidades son muchas y de ti depende elegir qué necesitas para empezar a desarrollar tu actividad profesional o qué le falta a tu negocio para hacerlo más competitivo. La razón de analizar estas necesidades son fundamentales para  elegir a un diseñador gráfico correctamente y que esté especializado en alguno de los servicios descritos anteriormente o en la elección de un diseñador gráfico o agencia de diseño que se encargue de realizarte todo lo que necesites.

2. Lo barato casi siempre sale caro.

Lo barato sale caro, y a veces, carísimo
Siento echar por tierra tus sueños de ser el emprendedor del año y ganar millones de euros con tu idea de negocio con una inversión de 1000-3000 euros.

Claro que podrás tener un logo por 50 euros. Y una web con tienda online y blog por 300-600 euros. Pero no tendrás nada profesional y mucho menos original, y esa falta de profesionalidad y originalidad es la que transmitirás a tus clientes. Porque lo creas o no, la imagen corporativa proyecta lo que eres y lo que vendes y la calidad hay que pagarla. Es así de simple y cuando te des cuenta de ello, sabrás que lo barato sale muy caro.

Si tu presupuesto es ajustado te recomiendo que vayas por partes en base a las prioridades que tu proyecto requiera para empezar a funcionar.

3. Un diseñador gráfico debe tener un buen portfolio online.

Consejos para elegir a un diseñador gráfico

Parece algo obvio pero aún existen diseñadores gráficos sin portfolio online y en caso de tenerlo, muchos lo tienen totalmente desactualizado.

Si vas a elegir a un diseñador gráfico, lo ideal es que muestre trabajos recientes y no de hace 5 años o más (salvo que esos trabajos sean realmente buenos), ya que en este sector, un par de años equivale a quedarte completamente desactualizado en cuanto a técnicas y últimas tendencias en diseño online.

Y por otro lado, a veces vemos portfolios de diseñadores gráficos donde solo aparece una imagen y eso puede dar pie a pensar que ese trabajo no lo ha realizado el diseñador gráfico, bien porque pueda ser una plantilla de las que hay en internet o es un trabajo copiado. Es más habitual de lo que uno cree.

Mi recomendación es que cuando estés buscando a un diseñador gráfico, revises los trabajos de su portfolio online y te fijes en la fecha de sus proyectos y la descripción que haga sobre el mismo. Por ejemplo, qué ha hecho exactamente en ese proyecto, las técnicas que ha utilizado, los programas de diseño que ha empleado, etc…

4. Lo que realmente importa es el trabajo hecho, no la experiencia ni dónde ha estudiado.

Consejos para elegir a un diseñador gráfico

La profesión de un diseñador gráfico no es la de un cirujano, ni la de un médico, ni la de un arquitecto donde sí es imprescindible una titulación certificada para poder desarrollar la profesión. En nuestra profesión es importante la experiencia y la formación, pero éstas han de ir acorde con la calidad en los resultados que el diseñador gráfico muestre en su portfolio. De nada sirve haber estudiado en los mejores sitios si su trabajo no demuestra que es un diseñador gráfico que tiene cierta habilidad y gusto por el diseño, además de saber cómo resolver las necesidades del cliente.

Así que mi consejo para este punto es que te fijes, como dije antes, en el portfolio del diseñador gráfico porque en nuestra profesión es lo que realmente importa.

5. No contrates a un diseñador gráfico para decirle cómo tiene que diseñar.

Consejos para elegir a un diseñador gráfico

Este es un error muy común y en parte puede llegar a ser comprensible. Primero porque en nuestro sector el cliente tiende a contratar a diseñadores gráficos por muy poco presupuesto y eso se traduce en diseñadores con muy poco nivel que no consiguen plasmar lo que el cliente tiene en su mente. Y segundo, a todos nos ha pasado que, cuando tenemos una idea y queremos darle vida, deseamos que esa idea se materialice tal y como la tenemos nosotros en la cabeza, pero el cliente ha de comprender que la percepción del diseñador no es la suya y esto tiene una explicación muy fácil de entender.

Como he dicho, la percepción visual de un diseñador gráfico profesional abarca otros matices que la de una persona que no se dedique al diseño gráfico debido a su formación, y sobre todo a entrenamiento visual diario. Es decir, un diseñador gráfico cada día procesa cientos de elementos visuales de forma voluntaria, por lo que su ojo y cerebro se someten diariamente a un estrés que no se da en otras profesiones. De la misma forma que un diseñador gráfico cuando observa un edificio no percibe de la misma manera que un arquitecto.

La mejor opción cuando contratemos a un diseñador gráfico es trasladarle nuestra idea mediante un buen brief y darle referencias de aquellas cosas que nos gustan y qué no, y a partir de ahí, dejarle trabajar sin decirle cómo tiene que hacer su trabajo.

6. Asegúrate de que el diseñador gráfico realice su actividad de forma legal.

Consejos para elegir a un diseñador gráfico

“Hacienda somos todos”. Así que doy por hecho que todo el mundo paga y cobra el IVA escrupulosamente y que las cifras de economía sumergida son una invención de las altas esferas que dominan nuestra vida con la única intención de seguir sometiendo al pueblo. Como también doy por hecho que todos los profesionales del sector del diseño gráfico trabajan con programas legales y su respectiva licencia.

Creo que este punto es bastante importante y realizar la actividad de diseñador gráfico de forma totalmente legal dice mucho de la persona en cuestión y de su grado de profesionalidad. Por eso, mi último consejo es que te asegures que vas a trabajar con un diseñador gráfico que lo hace de forma legal.

Espero que esta breve guía te ayude a comprender cómo elegir al diseñador gráfico que mejor se adecue a tus necesidades de proyecto.

Si tienes cualquier pregunta no dudes en ponerte en contacto conmigo.